jueves, 17 de abril de 2014

Suicidio Menguante (IV)


Soy un dependiente de la Mujer Luna y a pesar de que no tengo gravedad, no puedo volar.

¿Qué debo hacer para dejar de estar sometido a tanta angustia? ¿Rebanar mi cerebro, desechar mi alma, transformarme en cerdo y digerir labaza?

¿Cómo he de poder calamar mi indecoroso martirio, siendo víctima de tan absurdos designios?¿Acaso debo cortar mi lengua e inundar mi boca de sal para aplicar el dolor?

¿Por qué huiste sin matar mis sentidos, sabiendo que el mañana se extingue y que el instinto no nos va a detener me ahogaste con tus acciones? No me es lucido el dolor carmesí en mis frágiles manos, labios, huesos que hacen parte de esta frágil persona.

La llama se extingue y yo con ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario